Dos semanas después de instar a los trabajador@s a una negociación en la que la empresa proponía despidos, un ERTE o una reducción del salario, se rompen las negociaciones ya que la plantilla se niega.